La era de las imposiciones económicas, la era de la plutocracia


Con el trascurso de los años bien es conocida por la población la participación implícita de la economía en el terreno político. En nuestros días es cotidiano escuchar voces que hablan de la interrelación existente entre capitalismo y políticos, impensable en épocas pasadas. Ahora el ciudadano comienza a familiarizarse con la mercantilización política, presa del sector financiero, de las deslocalizaciones empresariales y de las deudas financieras que quedan de manifiesto en medios de comunicación aparentemente sin tapujos.

Actualmente, en años donde la economía es la reina de ases y la política se rinde a sus pies, no sólo los eruditos y estudiosos del tema conocen una realidad que se ha venido escenificando durante un largo periodo de tiempo. Podemos sumergirnos en los periódicos y desmembrar más fácilmente la implicación del sector de la banca en los partidos e incluso se puede percibir cierta especulación en referencia al sector empresarial privado en los mismos, hasta ahora no confirmado en ningún término.

De esta forma hemos llegado a una democratización de una realidad, la de la participación de la economía en política o más bien a la inversa, puesto que la primera es la que impera sobre la segunda. Los líderes no toman sus decisiones a su libre albedrío, pues están auspiciados por un partido, un ente global, que al mismo tiempo está sumergido en la economía de mercado y que es intrínsecamente dependiente de ese capitalismo que lo alimenta o lo devora.

Si nos acogemos a las dos acepciones encontradas sobre el significado de Plutocracia en el diccionario de la Real Academia Española (RAE) “1. f. Preponderancia de los ricos en el gobierno del Estado. 2. f. Predominio de la clase más rica de un país” podríamos determinar que actualmente, tanto la política española, como la europea y la mundial se acogen a esta nueva manera de gobernar. Profundizando más en las raíces del término y en su origen encontramos que la plutocracia nació en Grecia y en algunas ciudades italianas de la época medieval. Si además nos ajustamos a cuatro de sus características podemos establecer conclusiones.

La primera dice que la representación atiende únicamente a aquellos que le apoyaron, no ateniéndose al mandato de la voluntad general. Así podemos confirmar esta premisa, pues la atención a los mercados es la base de nuestra política y no de la ciudadanía, de sus votantes, que se limitan únicamente a elegir a sus representantes en las urnas y que no interfieren en absoluto en el desarrollo político durante la legislatura.

La segunda característica especifica que existe la posibilidad de que el mandatario sea revocado en cualquier momento por voluntad de sus mandantes, véase hogaño el fin del gobierno de Berlusconi y su sustitución por un tecnócrata en Italia o la situación similar que ha vivido Grecia con el adiós a Papandreu.

En tercer lugar la plutocracia instiga a que exista una responsabilidad del mandatario ante aquellos que le apoyaron, con obligación de rendir cuentas de su gestión, una característica que queda más que patente en la política actual española que tiene que defender a capa y espada la acción descontrolada de los bancos y cajas nacionales.

Y por último, el carácter limitado y explícito de los poderes de los que dispone el mandatario, que estará sometido a instrucciones vinculantes de sus mandantes. Esto se confirma con sólo conocer que el sector económico es el que mueve los hilos políticos para establecer imperativamente las normas vigentes en nuestro país.

Por todo esto podemos concluir que España se está sumando al carro de otros países como Estados Unidos o Méjico, donde las implicaciones económicas del sector privado lucen a cualquier hora sin disimulo. Una nueva forma de gobierno que aparece camuflada, pero que cada día asoma más la patita y se abre a nuestra sociedad. Una sociedad que se ha revuelto a las prácticas políticas, pero que se merma conforme pasan los días y vuelve a la pasividad de origen que tanto favorece a los gobernantes y hombres de negocio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s